<

Cuéntame Abuela…

Sentada en el porche de casa, en mi sillón de bambú, mi mirada tiene tristeza. Veo el paisaje y sobre mis mejillas recorren unas lágrimas.
De repente escucho de lejos la vocecita de mi nieta Yeleen.
-Abuela, abuelaaaaaa!
-¿Qué pasa mi Amor?
-Cuéntame una vez más la historia del planeta azul por favor!!! Abuelita por favor, me encanta cuando me cuentas esa historia!!!
Yeleen es una niña encantadora. Sus ojos grandes expresan la alegría de vivir, su pelo afro es tan bonito que puedes pasar horas jugando con sus rizos, su piel morena hace que den ganas de achucharla todo el día.
Yeleen coge su mini silla de bambú también y se sienta a mi lado.
– Iba con mi familia cada domingo a la playa. Era un momento de pura diversión. El océano era un lugar inmenso. Es una gran extensión de agua en el planeta que se llama Tierra. Esas aguas forman la mayor parte de la superficie de nuestro planeta. Donde vivíamos se llamaba el Estrecho de Gibraltar, el pueblo, Tarifa, puerta de Europa, ahí es donde se juntan las aguas del mar Mediterráneo y del Atlántico. Yo era feliz cuando íbamos ahí a pasar el día en la playa, porque desde la costa podíamos ver a los delfines jugar con las olas y a las tortugas y ballenas, que migraban y ese era su camino. Toda la familia estaba atenta e intentábamos reconocer cada año a las familias de cetáceos. La vida existía bajo el fondo del mar: plancton, algas, peces….No te puedes imaginar todo lo que había ahí, el ecosistema océanico era increíble. Según el tiempo, el color azul del agua cambiaba. Realmente, decíamos que vivíamos en un pequeño paraíso. Pero un día, llego la era del plástico. ¡¡Al principio fue toda una revolución!! Las personas pensaban que la llegada del plástico era una autentica pasada y evolución, pero, poco a poco empezamos a notar cambios.
– Ay Abuela, no entiendo. Estabáis diciendo que era un paraíso, poco a poco, se ha ido destruyendo todo por culpa del plástico y por muchas más cosas, pero ¿las personas no hacían nada para evitar todo lo que pasó?
-Yeleen,es un tema muy largo para contar. Otro día te daré más explicaciones.
-Vale abuelita pero quiero oír tu dulce voz contar cada detalle de lo que pasó.
-Sí, mi pequeña. Para la mayoría de las personas, tener plástico era cómodo. Aunque sabían que era un desastre para el planeta azul, les daba igual. Seguramente, ellos pensaban que no era para tanto. Existían 700 000 especies marinas.
-Cuesta creer que había tanta vida bajo el mar abuela. Qué triste lo que habéis hecho.
-Sí, muy triste pequeña Yeleen. Las tortugas sufrieron mucho. Pero no solamente ellas, toda la vida marina. Encontrábamos los delfines y ballenas muertos en las playas, las gaviotas, todos ellas con el estómago lleno de plásticos. Los humanos han creado una extensión masiva. Y lo poco que queda mi amor, no tiene mucho remedio. Me avergüenzo de todo lo que hemos hecho. Qué futuro vais a tener, no lo sé. Pero confío en que las nuevas generaciones encontrarán soluciones para salvar la vida de la gran superficie azul.
En mi época ciertas personas eran conscientes del peligro. Otros, decían que no había solución, que ya no podíamos estar sin plástico. Yo siempre he creído que si todo el mundo pone de su parte, todos juntos, unidos, podemos hacer grandes cambios. Yo ya soy muy mayor, pero tú Yeleen, sé que eres consciente de lo que hay y que actuando de manera adecuada, podrás frenar a tiempo ese gran desastre y la vida bajo al mar volverá….aunque no será en unos años, tengo fe.
Nos daban a nosotros consejos que no hemos aplicado. Y mira todo lo que pasó….
Casi ya no hay vida en las aguas. Y sin eso…. La probabilidad de vivir será mínima.
Mira lo que nos decían, y ni caso hicimos.
*Utiliza bolsas de algodón en vez de plástico
*Usa pastilla de jabón y champú en vez de botellas de gel de ducha…
*Compra cepillos de dientes de bambú..
*Evita las esponjas. Existen muchas alternativas. Pregunta en herbolarios.
*No más botellas de plástico para el agua, bebidas, zumos, leches…..Puedes hacer tu propia leche vegetal que puedes poner en botellas de vidrio. Y compra todo en botellas de vidrio.
*Lleva siempre un termo contigo y se acabaron las pajitas de plástico. Usa las de bambú o de acero.
*Usa hojas de plátano en vez de platos de plástico
* Olvídate de comprar fruta y verduras con el embalaje de plástico…
La lista era mucho más larga que ésta. Existían alternativas Yeleen, pero nos creíamos más inteligentes que todo eso, muchos decían que no querían perder su comodidad. Pero sabes, había muchas alternativas, se habría podido evitar todo lo que pasó.
-Abuela, te quiero mucho. Te prometo que haré todo lo posible para que todos mis amigos y todos los países reaccionen de manera más inteligente de lo que habéis hecho vosotros. Pero abuelita, te voy a necesitar para que me ayudes.
En ese instante, solo oíamos la música del viento caluroso. Hacía mucho calor. Ya las temperaturas eran casi insoportables y ni siquiera era verano.
Abrazando a Yeleen, con su color chocolate y su poderosa mirada africana, me invadió la sensación de paz. Sé que ella y sus compañeras son el futuro. Es tan joven pero se siente tan implicada con el tema, que ya está haciendo mini proyectos y conferencias en todo su entorno.
El Océano está en tus manos….
Qué fácil es decir que no podemos hacer nada…
Sé el ejemplo, actúa. Es para ti y para las futuras generaciones. Mañana será demasiado tarde…

Texto : @inyou9
Corrección ortográfica : @lamagiadelosaceites
Foto : @labodeguita.tarifa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *